Con este blog se pretende tener un contacto sincero con Dios y los hermanos. Daros puntos de reflexión, oración e información. Un vehículo humilde de extensión de nuestra fe, a la vez que un modo de conocernos mejor y acercar nuestras parroquias a vuestros hogares, a vuestra vida. Este blog interparroquial está abierto a todos vosotros, con el único fin de crecer en el seguimiento de Jesús.

CSS Drop Down Menu by PureCSSMenu.com

ENTRADAS



Cuaresma 2014. "Elige la vida"

Estamos "Amenazados de vida". Mientras en el mundo se multiplican sin parar las amenazas de muerte, la violencia, la desesperanza y el engaño, desde el segundo día de cuaresma, la liturgia nos sitúa delante de lo esencial de este tiempo: es un camino hacia la Pascua... amenazados de vida en plenitud.

La Vida tira de nosotros hacia arriba, la Vida tiene nombre y apellidos, se llama Jesús de Nazaret. Por eso, aunque todo se vista de morado y se nos invite a la penitencia y el ayuno, perdería su sentido este tiempo si lo viviésemos exclusivamente como camino de muerte y no se convierte en camino auténtico hacia el que es la Vida.

Pero para ello es necesario elegir. Elegir en libertad, fiados de su Palabra, sin olvidar nunca que Él nos amó primero (1 Jn.4,19), nos buscó primero y nos eligió primero (Jn.15,16). Es cierto que por el camino habrá que ir muriendo pero para vivir, para que la vida vaya ganando espacio, vaya llenando de aire nuevo y de esperanza cierta lo que ya huele a muerto en nuestro corazón.

La Cuaresma es tiempo de elecciones. Dicen que la vida la pasamos eligiendo, haciendo elecciones pequeñas o grandes: tomar un café o un refresco; casarnos o consagrarnos a Dios. Ser cristiano no es una elección más de todas las que hacemos, sino la fundamental. Pero al océano de esta vida se llega por los riachuelos de las decisiones cotidianas.

El lema que hemos escogido para esta Cuaresma, tomado del libro del Deuteronomio nos invita y apremia a elegir con paciencia pero sin demora. “Hoy” es una de las palabras más repetidas en el capítulo 30 del que extraemos el lema. Elegir la vida es elegir a Dios que inicia, acompaña y es meta del camino. Pero elegirlo no solo de palabra, de labios para afuera, sino de corazón. Tomar la “determinada determinación” que decía Santa Teresa de Jesús, de no perder más tiempo, de abrazar la vida en plenitud. Y eso solo es posible si nos hemos sentido divinamente amados y respondemos amando y manteniéndonos “pegados” a Él, escuchando su voz, especialmente este año dedicado a la Palabra y empeñándonos en seguir sus caminos.

No siempre será fácil. Porque elegir es renunciar. ¡Y cuanto nos cuesta renunciar! Primero porque nos gustaría poder tenerlo todo y tenemos la perenne tentación, como nos recuerda el evangelio del primer domingo, de quedarnos sólo en un deseo, en un sentimiento que no se ejecuta o de reservarnos una parte, de buscar la componenda en ocasiones vestida de cosa buena, para intentar no perder.

En segundo lugar, porque no siempre en la vida tendremos que elegir entre una cosa buena y una cosa mala, que es relativamente fácil de hacer. En ocasiones, el seguimiento del Señor, nos exigirá optar entre dos bienes y habrá que decidir, sin esperar a que las cosas se resuelvan solas.

Necesitaremos entonces pedir luz, avivar el deseo y tener voluntad. Luz que nos viene de Él, deseo que brota de la experiencia personal de haber sido infinitamente amados a pesar de nuestros límites y pecados y la voluntad de llevarlo adelante, que depende de nosotros.

En esta Cuaresma, estamos invitados a elegir la vida porque semana a semana, el ritmo bautismal de este ciclo A, nos irá conduciendo a través de la escucha de la Palabra, venciendo las tentaciones y contemplando al Maestro, lavados en el agua e iluminados por la fe, escuchar la voz del que es la Vida, que desde arriba nos grita: "¡Lázaro, sal fuera!" "Elige la vida".


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Un Blog se alimenta de tus comentarios. No te vayas sin dejar el tuyo.

ul {z-index: 200; padding:0 !important;} li:hover {position:relative;} #crosscol ul li {padding:0 !important;}